skidelsky156_WIktor SzymanowiczNurPhoto via Getty Images_boris johnson Wiktor Szymanowicz/NurPhoto via Getty Images

El derecho internacional y la necesidad política

LONDRES – Cuando la flor y nata se une en la aprobación o la condena de algo, mi primer impulso es disentir. Así que me resisto a unirme al coro de los indignados por la reciente decisión del gobierno del Reino Unido de «violar el derecho internacional» modificando el acuerdo de retirada suscrito con la Unión Europea.

La «violación» del acuerdo es una calculada jugada del gobierno, que está convencido de que no podrá honrar el resultado del referendo de 2016 por el Brexit sin una buena cuota de artilugios legales. El problema principal es cómo compatibilizar el pacto de retirada con el Acuerdo de Belfast (1998) que pacificó Irlanda del Norte y comprometió al gobierno del RU a mantener abierta la frontera que la divide de la República de Irlanda.

Cuando el primer ministro Boris Johnson negoció y firmó el acuerdo de retirada, seguramente era consciente del riesgo implícito de que Irlanda del Norte siguiera sujeta a las normas aduaneras de la UE y a la mayoría de las reglas del mercado común. Pero decidido a «concretar el Brexit», dejó de lado este pequeño problema local, impulsó la aprobación del acuerdo en el Parlamento y luego ganó la elección general de diciembre de 2019. Ahora se ve obligado a volver sobre sus pasos a toda prisa para preservar la unidad económica y política del RU (sin dejar de culpar a la UE por tener que hacerlo).

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/8KxToEues