davies74_ Richard Baker  In Pictures via Getty Images_bank Richard Baker In Pictures via Getty Images

La necesidad de poner a los bancos centrales en su lugar

LONDRES –En la lista Forbes de las Personas más poderosas del mundo de 2012, Ben Bernanke, entonces presidente de la Reserva Federal estadounidense, ocupó el sexto lugar, y Mario Draghi, su par en el Banco Central Europeo, el octavo lugar. Ambos estaban por encima de Presidente chino Xi Jinping. A medida que la economía global luchaba por salir de la crisis financiera mundial que comenzara en 2008 y su versión europea, la crisis de la eurozona, los bancos centrales estaban en el asiento del conductor, ejerciendo su estrategia de facilitación cuantitativa como si no hubiera un mañana. Se solía decir que eran “la única alternativa” pero, incluso en esos tiempos, había en elemento de megalomanía en esa afirmación.

Esta vez es diferente. Si bien los bancos centrales siguen comprando bonos sin limitarse, la política fiscal ha sido la respuesta clave a la pandemia de COVID-19. En los Estados Unidos, el Presidente Joe Biden y el Congreso la han liderado, mientras que en la Unión Europea el Centro de Recuperación y Resiliencia de la Comisión Europea es el motor del plan Next Generation EU de 750 mil millones de euros ($884 mil millones). En el Reino Unido, el Canciller Rishi Sunak es quien firma los cheques.

Entonces, ¿están los bancos centrales en un segundo plano con respecto a los ministros de finanzas, una posición a la que pocos aspirarían?

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/SoKczzJes