ngumbi4_LUIS TATOAFP via Getty Images_coronaviruskenyafoodaid Luis Tato/AFP via Getty Images

Una pandemia de hambre

URBANA, ILLINOIS – En todo el mundo, la inseguridad alimenticia se está disparando. Los expertos predicen que la cantidad de gente hambrienta se duplicará durante la pandemia del COVID-19. En toda África, los gobiernos se esfuerzan por abastecer a los más necesitados. En Burkina Faso, que en un momento tenía el número más alto de muertes por COVID-19 en el África subsahariana, más de 2,1 millones de personas no tienen suficiente para comer. En Nairobi, la gente pelea por su próxima comida. En Ciudad del Cabo, recientemente hubo enfrentamientos entre la policía y residentes que no habían recibido paquetes de arroz, porotos, aceite y otros suministros.

Pero esto no sucede sólo en África. La tragedia se desarrolla en las pantallas de todo el mundo. En Phoenix, los autos empiezan a hacer filas de dos horas antes de que se distribuyan cajas con alimentos no perecederos. En Ohio, más de 4.000 personas recientemente esperaron durante horas para recoger paquetes de cereal, avena y pasta.

Es urgente que los líderes encuentren maneras de garantizar suficientes suministros de alimentos durante la crisis del COVID-19. Debido a los confinamientos, la enfermedad y las pérdidas de ingresos, el hambre aumentará. Y, como los países desarrollados y en desarrollo se ven igualmente afectados, debemos encontrar soluciones en conjunto.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/01CpIl7es