duer1_ LILLIAN SUWANRUMPHAAFP via Getty Images_plasticpollutionriverbangkokcoronavirus Lillian Suwanrumpha/AFP via Getty Images

La pandemia de plástico

SINGAPUR – No se puede negar que el plástico de un solo uso ha sido un elemento crucial en el combate contra el COVID-19, especialmente para los trabajadores sanitarios de primera línea. También ha facilitado la adherencia a las reglas de distanciamiento social, al hacer posible la entrega a domicilio de productos básicos, especialmente comida. Y puede haber ayudado a limitar la transmisión, al reemplazar los vasos de café y las bolsas de compra reutilizables en muchas ciudades debido al temor de que el virus pudiera desplazarse con ellos.

Pero la gran difusión de imágenes de sacos de plástico llenos de desechos médicos acumulándose afuera de los hospitales y equipos de protección personal flotando en las playas del planeta, nuevamente ilustran el lado oscuro del plástico de un solo uso. Si no prestamos más atención, el pensamiento cortoplacista durante la pandemia podría conducir a calamidades ambientales y de sanidad pública incluso mayores en el futuro.

Por supuesto, la proliferación de desechos plásticos –y su polución de las vías marítimas del planeta- ya era una fuente de preocupación mundial importante antes la pandemia del COVID-19, y se urgía a las autoridades, las compañías y a las organizaciones internacionales como la ONU a que tomaran medidas. Algunos gobiernos nacionales y locales implementaron impuestos y prohibiciones a los plásticos de un solo uso (aunque no todos han cumplido sus promesas). Grandes compañías han invertido en empaquetados más amigables con el medio ambiente.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/Dl2UXGfes