mfitzgerald2_Artur WidakNurPhoto via Getty Images_abortionposterprochoice Artur Widak/NurPhoto via Getty Images

Europa debe tomar medidas contra los “Centros de Crisis de Embarazo” respaldados por Estados Unidos

LONDRES – En Europa, si uno va a un hospital público en busca de consejo médico, pretende recibir información precisa basada en la ciencia. Espera que el personal que lo atienda esté capacitado y certificado profesionalmente. Tendría expectativas similares en los predios universitarios, en las escuelas, en los refugios de mujeres u otras instalaciones dirigidas por el estado, ¿verdad?

Veamos. En un nuevo informe, el sitio de noticias globales openDemocracy revela cómo mujeres y niñas reciben “desinformación y manipulación” en una escala extraordinaria en los “centros de crisis de embarazo” (CPC por su sigla en inglés) en todo el mundo.

Respaldados por poderosos activistas norteamericanos con vínculos estrechos con la administración del presidente Donald Trump, y muchas veces con un aire de clínicas de salud, muchos de estos centros dicen ofrecer a las mujeres embarazadas “consejo” no sesgado. En realidad, el personal apunta a disuadir a las mujeres de practicarse abortos legales y, en algunos casos, acceder a la contracepción.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/soQzwFTes