barakat2_ TED ALJIBEAFPGetty Images_vaccination Ted Aljibe/AFP/Getty Images

Invertir en trabajadores de la salud de primera línea

ABU DHABI – Los trabajadores de la salud de primera línea ofrecen servicios esenciales –desde administrar vacunas hasta recopilar los datos necesarios para anticipar brotes de enfermedades- donde más se los necesita. Estos trabajadores afrontan condiciones difíciles, muchas veces peligrosas, para llegar a los mil millones de personas en todo el mundo con un acceso limitado a servicios sanitarios, ya sea en poblaciones rurales remotas o en zonas de conflicto. Y no están recibiendo el apoyo suficiente.

El poder de los trabajadores de la salud de primera línea para mejorar la salud global ha quedado demostrado una y otra vez. Por ejemplo, a comienzos de los años 2000, Ruanda y Etiopía reclutaron y capacitaron a miles de estos trabajadores para liderar la lucha contra la malaria educando a las comunidades en materia de prevención y detección, distribuyendo herramientas como mosquiteros y administrando tratamiento. Como resultado de ello, la incidencia de la malaria cayó un 75% en los dos países desde 2000 hasta 2015.

Sin embargo, el mundo sigue subestimando de manera consistente las capacidades y aportes de los trabajadores de la salud de primera línea. Esto no sólo mina su capacidad para desempeñar su trabajo de modo efectivo; también los coloca ante un riesgo importante, ya que una desinformación generalizada sobre las vacunas, por ejemplo, alimenta ataques contra quienes las proporcionan.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/dOwWiBees