chapagain1_MUNIR UZ ZAMANAFP via Getty Images_bangladeshtyphoonhouse Munir Uz Zaman/AFP via Getty Images

Por qué la preparación para casos de desastre no puede esperar

GINEBRA/WASHINGTON DC – El mundo se estuvo preparando para el futuro creyendo, incorrectamente, que se parecerá al pasado. Pero mientras la COVID-19 coincide con ciclones en el sur de Asia y el Pacífico, y gigantescas mangas de langostas en el este de África, queda más claro que nunca cuán necesario es preparar al mundo para hacer frente a impactos inesperados. Se prevé que las epidemias, inundaciones, tormentas, sequías e incendios fuera de control serán más frecuentes y graves, y afectarán a cientos de millones de personas cada año.

La pandemia de la COVID-19 es un llamado de atención mundial. Como líderes de organizaciones internacionales entendemos tanto la grave amenaza como la oportunidad para lograr cambios que representa.

En particular, la COVID-19 y los recientes desastres climáticos mostraron que debemos aumentar ya la inversión para prepararnos para emergencias, en vez de esperar a que la próxima crisis nos golpee. La opción es clara: posponer y pagar o planificar y prosperar.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/LJ5EiQDes