sachs325_Bruna PradoGetty Images_brazilcoronaviruspovertyinequality Bruna Prado/Getty Images

Cómo la desigualdad alimenta las muertes por COVID-19

NUEVA YORK – Tres países –Estados Unidos, Brasil y México- responden casi por el 46% de las muertes reportadas por COVID-19 del mundo; sin embargo, tienen apenas el 8,6% de la población mundial. Alrededor del 60% de las muertes de Europa están concentradas en tres países –Italia, España y el Reino Unido- que responden por el 38% de la población de Europa. Hubo muchas menos muertes y tasas de mortalidad más bajas en la mayoría de los países del norte y centro de Europa.

Varios factores determinan la tasa de mortalidad por COVID-19 de un país: la calidad del liderazgo político, la coherencia de la respuesta del gobierno, la disponibilidad de camas en hospitales, el alcance de los viajes internacionales y la estructura etaria de la población. Sin embargo, una característica estructural profunda parece estar dándole forma al papel de estos factores: la distribución de ingresos y de riqueza de los países.

Estados Unidos, Brasil y México tienen una desigualdad de ingresos y de riqueza muy alta. El Banco Mundial informa que los respectivos coeficientes Gini para los últimos años (2016-18) son 41,4 en Estados Unidos, 53,5 en Brasil y 45,9 en México. (En una escala de 100 puntos, un valor igual a 100 significa desigualdad absoluta, donde una persona controla todo el ingreso o la riqueza, mientras que un valor igual a cero implica una distribución completamente igual por persona u hogar).

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/8uWWb2Pes