patten112_Laszlo BaloghGetty Images_erdoganorbansmiling Laszlo Balogh/Getty Images

La democracia liberal y sus enemigos

LONDRES – Cuando el dramaturgo alemán Bertolt Brecht escribió que “todo el poder viene del pueblo”, luego formuló la pregunta importante: “¿Pero a dónde se va?”

El logro notable de la democracia liberal en los cincuenta años posteriores a la Segunda Guerra Mundial fue responder a esa pregunta de una manera que promovió el consenso social y la solidaridad. Si bien los gobiernos eran elegidos por mayorías de ciudadanos iguales, funcionaban dentro de un orden constitucional basado en el estado de derecho, instituciones democráticas y valores y derechos aceptados. Y gobernaban con el consentimiento de una minoría que respetaban.

Para fines de los años 1980, algunos creían que este sistema de gobernanza, que engendraba éxito económico y estabilidad política, había triunfado sobre cualquier otra alternativa. El autoritarismo comunista y fascista estaba desacreditado. Se había instalado un ánimo de triunfalismo, que alimentó la complacencia. Pero las cosas parecen mucho menos halagüeñas para los demócratas liberales hoy.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/LL7vy25es