bergstrom3_JONATHAN NACKSTRANDAFP via Getty Images_swedencoronavirus Jonathan Nackstrand/AFP via Getty Images

La penosa verdad sobre el “modelo sueco”

ESTOCOLMO – ¿La decisión de Suecia de rechazar un aislamiento nacional ofrece una manera distinta de combatir el COVID-19 manteniendo a la vez una sociedad abierta? La respuesta poco ortodoxa del país al coronavirus es popular fronteras adentro y ha recibido elogios en algunos lugares del mundo. Pero también ha contribuido a una de las tasas más altas de mortalidad por COVID-19 del mundo, superando la de Estados Unidos.

En Estocolmo, los bares y restaurantes están llenos de gente que disfruta del sol de primavera después de un invierno largo y oscuro. Las escuelas y los gimnasios están abiertos. Las autoridades suecas han ofrecido consejos de salud pública, pero han impuesto pocas sanciones. Ningún lineamiento oficial recomienda que la gente use máscaras.

Durante las primeras etapas de la pandemia, el gobierno y la mayoría de los analistas abrazaron orgullosamente este “modelo sueco”, diciendo que estaba construido sobre los niveles singularmente altos de “confianza” de los suecos en las instituciones y entre sí. El primer ministro Stefan Löfven insistió en apelar a la autodisciplina de los suecos, con la esperanza de que actuaran de manera responsable sin necesitar órdenes de las autoridades.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/N5RQ1Gqes