viktor orban PETER MUHLY/AFP/Getty Images

En qué acierta la derecha populista europea

FILADELFIA – El 20 de marzo, el Partido Popular Europeo (bloque conservador en el Parlamento Europeo) decidirá si expulsa o no al partido gobernante en Hungría, Fidesz. El PPE fue lento para censurar a Fidesz y al autocrático primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, por sus ataques a la democracia y al Estado de Derecho. Pero los críticos occidentales de Orbán han sido igualmente lentos para comprender las políticas sociales y económicas que sostienen su popularidad.

Piénsese en el audaz conjunto de políticas familiares que Orbán anunció el 10 de febrero. Hasta ahora, el veredicto occidental en relación con estas medidas (que buscan resolver la baja tasa de fertilidad del país y reducir todavía más la inmigración) ha sido rotundamente negativo y prácticamente ciego al modo en que contribuyen a afianzar el apoyo a Orbán entre los votantes húngaros.

Los analistas occidentales no se dan cuenta de que nacionalistas autoritarios como Orbán obtienen apoyo no solamente atacando a los inmigrantes, sino también implementando políticas económicas que benefician al común de la gente. Los partidos políticos tradicionales en Occidente tienen que aprender pronto esta lección económica, o no serán capaces de competir contra sus propios retadores populistas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/Zyc6Gdtes