qian14_Mario TamaGetty Images_afghanistanschool Mario Tama/Getty Images

El fracaso de Occidente en Afganistán del que no se habla

CHICAGO – La retirada de Estados Unidos del territorio afgano ha concentrado la atención mundial. El caos, la angustia y la ansiedad generalizada de quienes quedaron a su suerte tras ser abandonados por EE.UU. y sus aliados han dado pie a importantes críticas. Parece inconcebible que, tras 20 años de guerra, decenas de miles de muertes y $2 billones no hayan bastado para construir un nuevo Afganistán.

Se han levantado muchos dedos acusatorios dirigidos a muchos culpables en relación con la debacle de Occidente. Pero hay reticencia a la hora de hablar sobre el problema más fundamental: la ausencia de una identidad afgana en común y la poca intención de la coalición encabezada por EE.UU. de irla nutriendo.

Todos los estados funcionales poseen algún grado de identidad nacional en común. Lo más frecuente es que esto siga líneas religiosas, lingüísticas o étnicas, que a veces se crean explícitamente para ese fin. Un ejemplo es la creación por parte de Prusia de una identidad étnica germánica durante el siglo XIX, que promovió en los territorios por donde se expandía. El nuevo idioma alemán estaba relacionado con el antiguo alto alemán, pero no existía en realidad antes de que los prusianos intentaran crear una nueva nación alemana. Procesos similares ocurrieron en Francia e Italia en los siglos XVII y XIX, respectivamente.

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/gRTbASees