gros132_Armin Weigelpicture alliance via Getty Images_czechrepubliccoronaviruscheck Armin Weigel/picture alliance via Getty Images

Cómo debe gestionar Europa la crisis inducida por el coronavirus

BRUSELAS – La propagación del coronavirus COVID-19 a lo largo y ancho de Europa y Estados Unidos ha llevado a una fuerte corrección en los mercados financieros y ha provocado llamados a favor de la implementación de políticas monetarias y fiscales activas, con el propósito de evitar una recesión. Sin embargo, un análisis más profundo sugiere que tal abordaje podría no ser de ayuda en absoluto.

La epidemia de COVID-19 está marcada por la incertidumbre. Técnicamente, no se constituye en un evento de “cisne negro”, debido a que anteriormente no hubo otras pandemias. Pero fue, hasta hace unos meses, imprevisible, al menos en términos específicos. Y, tendrá un impacto duradero, incluso si hoy no se puede predecir su evolución precisa.

Por ahora, parece que el virus se está desplazando hacia el occidente. En China, lugar donde surgió el virus, las infecciones están disminuyendo tras que las autoridades aplicaran medidas radicales – incluyendo cierres que paralizaron la economía durante más de dos semanas. Si bien es demasiado pronto para saber si realmente se contuvo el virus, parece que la vida económica ahora se está normalizándose gradualmente, lo que implica que el “shock en China” puede estar apaciguándose.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/JBclmL7es