gros122_Christian MinelliNurPhoto via Getty Images_lepenpressconference Christian Minelli/Nur Photo via Getty Images

No temamos a los euroescépticos

BRUSELAS – A medida que se acercan las elecciones al Parlamento Europeo, la mayoría de las encuestas de opinión pronostican una fuerte presencia de los partidos que se declaran euroescépticos en diversos grados. Pero, su probable éxito representa una reacción nada sorprendente en contra la reciente integración europea, en lugar de una oposición a lo que es la propia Unión Europea.

Al fin y al cabo, los partidos euroescépticos o “euro-hostiles” no son nada nuevo. También tuvieron una gran presencia en el primer Parlamento Europeo elegido mediante sufragio directo en el año 1979, cuando se conocía a la UE por el nombre de Comunidad Económica Europea (CEE), o como el “Mercado Común”, y estaba formada por sólo nueve Estados miembros.

Además de ser mucho más pequeña que la actual Unión Europea de 28 miembros, la CEE hizo mucho menos. Incluso llamarla un mercado común ahora parece una exageración, porque los Estados miembros sólo acordaron una unión aduanera con un arancel externo común y una política de comercio exterior común. Dentro de la CEE, todavía había controles de aduanas sobre mercancías y control de pasaportes; y, muchos Estados miembros prohibieron las exportaciones de capital.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/lqDnZMOes