zsahmed1_BRENDAN SMIALOWSKIAFP via Getty Images_ahmed georgieva BRENDAN SMIALOWSKI/AFP via Getty Images

Cómo lograr que el financiamiento para el desarrollo funcione en África

ABUJA – Si la pandemia de la COVID-19 demostró nuestra interdependencia e hiperconectividad, la guerra de Rusia en Ucrania y sus consecuencias económicas dejaron aún más en claro que no hay países ni regiones capaces de funcionar aisladamente: todos estamos integrados —políticamente, y por vínculos comerciales y de inversión— a la economía mundial.

Debido al aumento de conciencia al respecto, los responsables de las políticas en todo el mundo están repensando los enfoques para el desarrollo sostenible y examinando nuevamente el papel de los bancos multilaterales de desarrollo (BMD). Esas instituciones todavía son, por supuesto, relevantes, pero se puede discutir si en su forma actual están en condiciones de cumplir su cometido.

Para determinar la mejor manera en que los BMD pueden apoyar a los países en desarrollo, consideremos las dificultades que enfrentó Nigeria mientras me desempeñé como ministra de finanzas, presupuesto y planificación nacional, entre 2019 y este año. Durante la pandemia, más de nuestros ciudadanos se vieron empujados a la pobreza y nuestra economía tambaleó. El derrumbe de las cadenas mundiales de aprovisionamiento hizo que el precio del petróleo crudo, nuestro producto de exportación más importante, se desplomara, y llevó a la mayor economía africana a una recesión. La economía se recuperó después de una serie de reformas, pero la guerra de Rusia en Ucrania ahora nos enfrenta a la suba de los precios de los alimentos, el petróleo y los fertilizantes.

https://prosyn.org/mdxSsvTes